Últimas observaciones interesantes


Últimas observaciones interesantes
Fecha Especie (nº) Lugar y comentarios
06/04 Buscarla unicolor (3) Laguna de San Juan.
06/04 Rascón europeo (3) Laguna de San Juan.
09/02 Elanio azul (1) Ruta ornitológica: Naturaleza al sureste.
12/01 Avefría europea (54) Alrededores de Griñón, Madrid. (Obs. varios bandos en barbechos)
15/12 Martín pescador común (2) Embalse de Pedrezuela, Madrid. (Obs. comportamiento territorial)
10/12 Agachadiza común (1) Charca Suárez, Granada
07/12 Barnacla cariblanca (2) Laguna del Oso, Ávila
07/12 Avutarda común (28) La Moraña, Ávila. (Día de niebla)
07/12 Busardo moro (1) Blascomillán, Ávila. (Rareza)
30/11 Chorlitejo grande (7) Soto Gutierrez, Madrid
24/11 Mosquitero bilistado (1) Valdebebas, Madrid. (Rareza)
24/11 Águila Imperial Ibérica (1) Dehesas de Quijorna, Madrid. (Ejemplar pajizo)
17/11 Curruca carrasqueña (1) Patones de Arriba, Madrid
10/11 Correlimos zarapitín (2) Embalse de Santillana, Madrid
03/11 Rascón europeo (6) Laguna de San Juan, Madrid
30/10 Porrón pardo (17) Laguna de Navaseca, Ciudad Real
29/10 Bigotudo (34) Parque Nacional Tablas de Daimiel, Ciudad Real

Haz clic en los enlaces para más información

viernes, 30 de enero de 2015

Día Mundial de los Humedales

Como cada año, el 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales. La importancia de estos lugares moviliza millones de aves de diferentes especies que se juntan.
Desde aquí os quiero enseñar los humedales que he visitado últimamente, para ello he realizado un vídeo que recoge imágenes de la belleza de estos parajes.


Con motivo de esta fiesta sin igual varias asociaciones y organizaciones realizan actividades educativas, de información y de concienciación en los humedales más emblemáticos de la Península Ibérica. Os dejo el enlace con el documento que resume las actividades que se llevarán a cabo en cada una de las comunidades autónomas. Programa de actividades

¡¡Disfrutad del Día Mundial de los Humedales!!

martes, 27 de enero de 2015

Las Lagunas de Villafáfila I

¡¡Hola a todos de nuevo!!
Esta vez quería hablaros de mi último viaje a "pajarear".
Para empezar hay que situarse, ¿de acuerdo?
Bueno, pues no cerréis los ojos que no podréis leer. Imaginad que os encontráis en Zamora, en lo más interno de la provincia. Por si alguien nunca ha estado os cuento que el paisaje es tremendamente llano y extenso, da la sensación de que nunca acaba. Los campos de cultivo, junto con pequeños rebaños de ovejas, adornan esta llanura. Se trata de una tierra muy impermeable que con frecuencia se encharca o forma barro. Imaginaos cómo estaban los caminos.

Busardo ratonero (Buteo buteo) con un paisaje típico zamorano de fondo.

¿Os vais situando? Muy bien.
Bueno, ahora que ya tenemos en mente la apariencia del lugar, vamos a imaginarnos un pueblecito zamorano, muy bonito y muy bien cuidado, con sus tractores y sus señores mayores. Este pueblo es Villafáfila y como bien recordáis, la tierra aquí se encharca con frecuencia. Este fenómeno favorece que nuestra pequeña población cuente con un enorme humedal en sus inmediaciones. Imaginad, todo un pueblo de esos que gustan a casi todos, de los de olor a chimenea, con el valor añadido que aporta un humedal. Cuesta imaginarlo ¿verdad? Este humedal es la Reserva Natural de las lagunas de Villafáfila, en la que todos estabais pensando.

Lagunas de Villafáfila. 08:30 de la mañana.

¿A cuantos de vosotros os gusta madrugar? Supongo que a ninguno, como nos pasa a Pablo Fernández y a mí. Y madrugar cuesta aún más cuando la temperatura exterior llega a la friolera de -6ºC. La verdad es que el frío que hizo los días de nuestra visita fue singularmente extremo. A pesar de ello disfrutamos durante todo el día de un sol espléndido que nos dio algunos momentos de calor. Pensaréis que esto nos pasa por ir en invierno a Zamora. Pues sí, es cierto, pero las fechas de la visita son idóneas para poder encontrar ánsares en las lagunas, que fue uno de nuestros objetivos del viaje. Y así ocurrió, tras pocas vueltas fue difícil no toparse de cerca con un grupo numeroso de ánsares comunes. Según los datos que recoge Villafáfila en su web, por estas fechas es fácil que el número de ánsares ascienda hasta los 30000 ejemplares ¡Una barbaridad! Y a la vez una oportunidad para no perderse a esta ruidosa ave.

Ánsares comunes (Anser anser) con Villafáfila de fondo

Cuando estábamos a punto de terminar de pasear por los alrededores en busca de ánsares, nos pasó volando hasta posarse a unos 700 metros, una avutarda, el ave voladora más pesada del mundo. Eso sí que era una sorpresa, pues lograr ver a las avutardas en su hábitat natural fue otro de los objetivos que tuvimos durante la visita. Pero se fue. Tardó apenas unos minutos en desaparecer volando por el horizonte. ¡Vaya fiasco! Bueno, todavía quedaba mucha jornada por delante y nuestra próxima parada era prometedora, la "Casa del parque". Este lugar lo constituyen varias lagunas artificiales idóneas para las anátidas (ánsares y patos) y para otros grupos de aves, como lo son las rálidas (fochas) y los podicipediformes (zampullín). En este lugar, que también actúa como punto de información de la reserva natural, las aves se dejaron ver desde mucho más cerca gracias a los observatorios habilitados para la actividad. Las siguientes aves son las que que pudimos ver en la Casa del Parque:

Ánsar común (Anser anser)
Focha común (Fulica atra)
Ánade azulón (Anas platyrhynchos)
Silbón europeo (Anas penelope)
Porrón europeo (Aythya ferina)
Porrón moñudo (Aythya fuligula)
Zampullín chico (Tachybaptus ruficollis)
Abubilla (Upupa epops)

Ánsar común (Anser anser). Casa del Parque.
Focha común (Fulica atra). Casa del Parque.
Ánade azulón (Anas platyrhynchos). Casa del Parque.
Porrón europeo (Aythya ferina) en primer término. Casa del Parque.
Hembra izquierda, macho derecha de porrón moñudo (Aythya fuligula). Casa del Parque.
Zampullín chico (Tachybaptus ruficollis) plumaje invernal. Casa del Parque.

Sin duda mi favorita, por su forma, su silueta y su plumaje con colores contrastados, es el porrón moñudo (Aythya fuligula). Además de esta, también pudimos observar muchas más aves en la reserva, pero eso lo guardo para otra ocasión.
Gracias a todos.

Si alguna vez tenéis la oportunidad de viajar a las Lagunas de Villafáfila os aconsejo que os paséis por la Casa del Parque. La entrada cuesta 1,5 € los adultos, pero cuidado, abre solo de jueves a domingo, consultad los horarios. Merece la pena pagar esa pequeña cantidad por visitar unas lagunas artificiales que consiguen albergar una maravillosa fauna. Además una vez que adquieres los tiques puedes entrar a cualquier hora del día.

Es recomendable también, para los que vayáis, que hagáis un parón en el camino y os acerquéis al Restaurante El Palomar (Carretera, 6, 49136, Villafáfila, Zamora). Allí os atenderán gustosamente. Además también venden diversos productos gastronómicos de la tierra de exquisita calidad y otros productos artesanales para coleccionistas.

viernes, 23 de enero de 2015

Por Zamora de visita a las anátidas

Me encuentro hoy mismo en una de las reservas naturales más idóneas para ver ánsares y otros patos, las Lagunas de Villafáfila, en Zamora. En este paraje es posible ver una de las mayores concentraciones de estas aves en las lagunas y de avutardas en el entorno de la reserva.

Logo de la reserva 

Me acompaña mi buen amigo Pablo y unas temperaturas invernales muy lejos de las madrileñas.
Con frío pero con sol, estamos descubriendo este lugar tan singular. Desde el pueblo abandonado de Otero de Sariego a Villafáfila y Villarin de Campos.
Cantidad de ánsares nos acompañan descubriendo los paisajes zamoranos.
Os dejo una foto para que os hagáis una idea del buen día que tenemos.


martes, 13 de enero de 2015

Laguna Fuente de Piedra

El pasado 26 de diciembre marchamos unos 27 chavales de 17-18 años, mis compañeros monitores y yo a Málaga, cerca de Antequera, a un pueblo llamado Fuente de Piedra. Junto a este pueblo se encuentra la segunda laguna más grande de la Península Ibérica, tras Gallocanta. 

Laguna Fuente de Piedra
El nivel de agua no fue el idóneo, mucha superficie de la gran laguna no estaba cubierta por el agua, mientras que las pequeñas lagunas de los alrededores como el Laguneto, la Laguna de los Abejarucos y la Laguna de las Palomas si que tenían un nivel de agua bastante más adecuado.




Desde un principio no teníamos pensado acercarnos hasta allí, sin embargo empezó a surgir el interés entre los chavales de ver este lugar tan singular. Les encantó. Muchos no habían visto nunca un paraje como este. La laguna cuenta con la figura de protección de Reserva Natural, además de estar incluida dentro de los humedales protegidos por el Convenio Ramsar y se trata de una Zona de Protección Especial para las Aves (ZEPA).


Mural de la entrada al centro de visitantes José Antonio Valverde
Para ser una excursión sin objetivos ornitológicos, conseguí despertar en ellos la curiosidad con a penas unos prismáticos. Durante un rato y desde los miradores del Laguneto pudieron observar multitud de especies que no se ven muy a menudo. La mayoría se fijaba en los paneles informativos que hay dentro de los observatorios y empezaban a estar impacientes por ver todas esas especies allí plasmadas. Preguntas del estilo "¿Dónde está el zampullín común?" o "¿Cuál es esa ave negra que esta en la orilla?" no pararon de surgir entre unos y otros y mientras buscábamos avefrías europeas, otros explicaban a sus compañeros lo que habían aprendido escuchando mis explicaciones. 


Varios ejemplares de gaviota sombría (Larus fuscus) y gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus)
Entre unos y otros pudieron encontrar multitud de aves. Los que nos fijamos pudimos ver unas cuantas más, pero nadie se fue sin ver alguna de las siguientes especies:


Zampullín común (Tachybaptus ruficollis)
Garcilla bueyera (Bubulcus ibis)
Flamenco común (Phoenicopterus roseus)
Cerceta común (Anas crecca)
Ánade azulón (Anas platyrhynchos)
Cuchara común (Anas clypeata)
Porrón europeo (Aythya ferina)
Gallineta común (Gallinula chloropus)
Focha común (Fulica atra)
Cigüeñela común (Himantopus himantopus)
Avefría europea (Vanellus vanellus)
Agachadiza común (Gallinago gallinago)
Gaviota reidora y sombría (Chroicocephalus ridibundus y Larus fuscus)
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)
Martín pescador común (Alcedo atthis)
Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
Lavandera blanca (Motacilla alba)
Tarabilla europea (Saxicola rubicola)
Cogujada común (Galerida cristata)
Cetia ruiseñor (oído) (Cettia cetti)
Grajilla occidental (Corvus monedula)

Cuchara común (Anas clypeata) izquierda y focha común (Fulica atra) derecha en la Laguna de los abejarucos.
La verdad es que el resultado fue espléndido, de tal forma que nos quedamos hasta tarde, pudiendo disfrutar de un hermoso atardecer con el único ruido de las gaviotas y los flamencos que llegaban a dormir a la laguna.

Atardecer en la Laguna Fuente de Piedra. Grandes bandadas de gaviotas llegan para pasar la noche.