Últimas observaciones interesantes


Últimas observaciones interesantes
Fecha Especie (nº) Lugar y comentarios
06/04 Buscarla unicolor (3) Laguna de San Juan.
06/04 Rascón europeo (3) Laguna de San Juan.
09/02 Elanio azul (1) Ruta ornitológica: Naturaleza al sureste.
12/01 Avefría europea (54) Alrededores de Griñón, Madrid. (Obs. varios bandos en barbechos)
15/12 Martín pescador común (2) Embalse de Pedrezuela, Madrid. (Obs. comportamiento territorial)
10/12 Agachadiza común (1) Charca Suárez, Granada
07/12 Barnacla cariblanca (2) Laguna del Oso, Ávila
07/12 Avutarda común (28) La Moraña, Ávila. (Día de niebla)
07/12 Busardo moro (1) Blascomillán, Ávila. (Rareza)
30/11 Chorlitejo grande (7) Soto Gutierrez, Madrid
24/11 Mosquitero bilistado (1) Valdebebas, Madrid. (Rareza)
24/11 Águila Imperial Ibérica (1) Dehesas de Quijorna, Madrid. (Ejemplar pajizo)
17/11 Curruca carrasqueña (1) Patones de Arriba, Madrid
10/11 Correlimos zarapitín (2) Embalse de Santillana, Madrid
03/11 Rascón europeo (6) Laguna de San Juan, Madrid
30/10 Porrón pardo (17) Laguna de Navaseca, Ciudad Real
29/10 Bigotudo (34) Parque Nacional Tablas de Daimiel, Ciudad Real

Haz clic en los enlaces para más información

martes, 22 de diciembre de 2015

Buscando al pinzón real por el Pardo

Motivado el relato de un pajarero que confirmaba la invernada de este pequeño figílido en el Pardo, me decidí a buscarlo durante una mañana de la semana pasada. ¿Por qué ahora? Sencillo, este pariente del abundante pinzón vulgar, únicamente visita nuestro territorio durante el invierno. Su invernada se extiende por toda la Península pero de forma poco abundante a excepción de varios puntos en Galicia y Castilla y León. De ahí que intentar ir a buscarlo al Pardo sea una tarea complicada.

Hembra de pinzón real (Fringilla montifringilla) Imagen dibujo digital
Hembra de pinzón real (Fringilla montifringilla). Imagen digital.
Esta es el aspecto físico de una hembra de pinzón real. Son ellas las que migran más al sur, los macho no lo hacen tanto, es por eso que es más probable ver a la hembra durante el invierno que al macho, aunque hay citas de machos jóvenes en el sur de la Comunidad de Madrid. Bueno, una vez conocéis un poco a la especie, vamos a recorrer juntos este viaje a ver si lo vemos.

Empecé recorriendo varios kilómetros en paralelo al río Manzanares por la zona de Mingorrubio, dentro del Pardo. El bosque de ribera, hábitat preferente de nuestro protagonista, decora todo el margen del río, como debería ser. Allí me voy fijando en cada una de las sombras que se mueven en grupo entre las ramas a ver si alguna es este visitante invernal.

Antes de entrar, varias grajillas occidentales revolotean por mi alrededor gritando y peleándose unas con otras. Bandos volando, otras por el suelo rebuscando algún alimento, ya que ahora en invierno este escasea, y otras tantas en los árboles descansando y arrancado la corteza de algunos árboles. Muy dinámica y gritona esta especie de córvido.

El ruidoso bando de grajillas occidentales (Corvus monedula) se concentra en árboles como este.
En invierno la especie pasa la noche en dormideros monoespecíficos donde se pueden llegar a untar cientos de aves.
Una pareja de grajillas occidentales (Corvus monedula) sacan provecho de la corteza de este árbol.
En invierno los recursos son muy limitados, sin embargo los córvidos son astutos en este aspecto.
Primer plano de una grajilla occidental (Corvus monedula).
Se aprecia su iris claro que contrasta con el negro de sus plumas.
Entre tanto y saliendo desde una zarza un pequeño pajarillo se presenta ante mi luciendo una hermosa pechera roja, se trata del atrevido petirrojo europeo. Pocas especies pasan solas el invierno y evitan juntarse con otros miembros de su especie, entre ellas se encuentra este solitario habitante del bosque de ribera.

Petirrojo europeo (Erithacus rubecula) pequeño pero llamativo.
Inconfundible con su pechera de color rojo anaranjado
Primer plano de petirrojo europeo (Erithacus rubecula)
Entre las ramas secas de los árboles se identifica muy bien gracias a su llamativa mancha.
Durante el resto de la jornada lo pude seguir viendo por el camino, saliendo de entre los arbustos o posándose en alguna ramita seca de los fresnos de la ribera, a veces con la ayuda de mis prismáticos y otras sin ellos gracias a la confianza que muestran, a veces se llegan a aproximar mucho hasta donde estaba.

Una especie que tampoco pasa desapercibida, es la paloma torcaz. A ella no le pasa como al petirrojo, no son sus colores o su confianza la que la hacen destacar, sino su abundancia. Enormes cantidades de esta paloma se extienden a lo largo de toda la ruta, la inmensa mayoría en bandos grandes, otras pequeños, algunas en solitario, y pocas en parejas. El collar blanco que presentan los adultos las diferencian del resto de miembros de la familia de las palomas (columbidae).

Bando de paloma torcaz (Columba palumbus) descansando sobre un fresno.
Normalmente se ve en pequeños bandos, pero en invierno estos son mucho mayores.
Otro bando de paloma torcaz (Columba palumbus) se alimenta en una zona degradada.
Su gran tamaño y su diagnóstico collar blanco las hacen inconfundibles.
Entre tanta especie habitual no podía faltar la urraca común que he conseguido percibir la elevada densidad que tiene en el ecosistema de encinas adehesadas del pardo. Es un fenómeno que ya me habían comentado en otros lugares de la península. Aquí se las escuchaba de lado a lado gritando y volando sigilosamente como si algo maligno estuvieran tramando. A pesar de ello son muy bonitas con sus colores blanco y negro, adornados con reflejos verdes azulados.

Urraca común (Pica pica) rebuscando alimento al pie de una encina.
Otras especies comunes pasaban a mi alrededor, o se les escuchaba en la cercanía. Aves cantoras tan reconocibles como el carbonero común con su "chip, chip, pan", el estornino negro y sus cantos de imitación o el mirlo común con su característico sonido aflautado. De este último se pueden ver machos y hembras volando por todos lados en el denso bosque de ribera que acompaña al Manzanares.

Macho de mirlo común (Turdus merula) llamativo pico naranja y oscuro plumaje negro.
Hembra de mirlo común (Turdus merula) menos llamativa, y más parda que negra.
Es precioso caminar con sus cantos a modo de banda sonora, hacen agradable este paseo aventurero en busca del pinzón real, no nos olvidemos de él, que hay que encontrarlo todavía. Queda mucho camino por delante y otra ave cantora delata su presencia con su más que reconocible canto, este es más melódico y que sigue una estrofa muy clara. Se trata del casi invisible y escurridizo cetia ruiseñor, que normalmente se esconde entre la vegetación para pasar visualmente desapercibido pero su canto le delata. Es por eso que a veces es complicado fotografiarlo, pero... ¡¡Aquí está!!

Cetia ruiseñor (Cettia cetti) sale de entre las ramitas de la orilla.
Esta especie está muy asociada a ecosistemas acuáticos y de ribera como este.
Justo al otro lado de donde se encuentra el cetia ruiseñor, un pequeño mosquitero común levanta constantemente el vuelo, va de rama en rama, saltando rápidamente, sin apenas deternse y haciendo casi imposible fotografiarlo quieto.

Mosquitero común (Phylloscopus collybita) entre las ramas y hojas secas de algunos arbustos.
Es una especie insectívora, por lo que cerca de las zonas húmedas encuentra mayor alimento.
Otro vecino de nuestro cantarín amigo por estos ecosistemas es el diminuto chochín común, que apenas llega a los 10 cm de longitud, Aunque esta no es la más pequeña de nuestras aves es muy entrañable ver al chochín revolotear entre las ramas y las zarzas. Se trata de un pajarillo pardo sin colores llamativos, pero si destaca su cola constantemente levantada, tal y como muestra la siguiente imagen.

Chochín común (Troglodytes troglodytes) junto a una zarza en la ribera.
La ceja clara destaca mucho en su plumaje pardo, es bastante forestal, sobre todo de zonas húmedas.
Lo cierto es que el escenario no puede ser mejor, las hojas de los árboles siguen cayéndose, un frescor húmedo envuelve el ambiente y cantidad de sonidos llaman mi atención, urracas gritando, bandos de grajillas pasando, el aleteo de las torcaces al despegar y entre tanto el tamborilear de un pico picapinos. Se trata de un macho, ya que presenta una mancha roja en la nuca, que va poco a poco comprobando las ramas sin hojas de los árboles, en busca de las larvas de algunos insectos.

Macho de pico picapinos (Dendrocopos major) en un escenario excepcional.
Esta imagen no he querido aumentarla para poder apreciar la belleza del momento.
Casi se me olvidaba contaros la cantidad de bandos de gaviotas que pasan en dirección sur en formación de migración. La mayoría de ellas serán gaviotas reidoras y sombrías. Ambas tienes una fuerte representación durante el invierno en la Comunidad de Madrid. La dirección de su viaje está relacionada con su destino, ellas pasan la noche en los embalses de la Sierra de Madrid, que para ellas son más seguros, mientras que al amanecer ponen rumbo a los vertederos del sur de Madrid, donde encuentran suficiente "alimento" como para pasar el invierno.

Siete gaviotas de un bando mayor vuelan hacia el sur tras el amanecer.
Durante toda la mañana se pueden seguir viendo formaciones en "V" de varios individuos.
Siguiendo por la ruta que puede que nos lleve hasta el pinzón real, el camino sigue paralelo al manzanares, aunque de vez en cuando una pequeña senda se vuelve perpendicular y baja hasta la orilla. Con mucho sigilo me acerco y planto el trípode para observar algunas especies que chapotean en el agua. Entre ellas hay un grupo reducido de varios machos y hembras de ánade azulón, aunque el verdadero alboroto lo causan los zampullines comunes y las gallinetas comunes, estos primeros porque salen "corriendo" por la superficie del agua mientras mueven sus cortas y modificadas patitas, mientras que las gallinetas lo hacen con sus reclamos esporádicos y característicos .

Dos machos y una hembra de ánade azulón (Anas platyrhynchos) en el Manzanares.
Se trata de una especie muy extendida.
Zampullín común (Tachybaptus ruficollis) nada con tranquilidad por el Manzanares.
El zampullín muda sus plumas en invierno, pero hay ejemplares que mantienen su plumaje reproductor.
Ya creo que hemos encontrado al pinzón real, pues de entre los árboles veo como se remueven un pequeño grupo de pajarillos, pueden ser pinzones vulgares, una especie con la que se suele juntar su primo real. Saco mis prismáticos y recorro todo el árbol en busca de algún pinzón intruso dentro de este pequeño grupo. Pero no hay ninguno, todo son pinzones vulgares, machos y hembras. Habrá que seguir caminando a ver si la perseverancia hace su efecto.

Macho de pinzón vulgar (Fringillia coelebs) con sus colores más llamativos.
Las hembras son de un color pardo claro, más similares al pinzón real.
Siguiendo con la visita al Pardo, me encuentro con un atrevido carbonero garrapinos que no duda en acercarse más de lo necesario para picotear las semillas de los fresnos. Un revoloteo para allá y se pone bocabajo para acceder a dicho alimento. En ocasiones parece un pequeño trapecista moviéndose de un lado para otro sin miedo alguno. Aunque es más frecuente verlo en bosques de coníferas, parece encajar perfectamente en este paraje.

Carbonero garrapinos (Periparus ater) colgado del revés para acceder a las semillas del fresno.
Esta otoñal estampa es muy típica de los bosques, donde abundan los frutos que le gustan al garrapinos.
Justo por detrás de garrapinos, el agateador europeo entra en escena. Parece una bola redonda subiendo por el tronco de los árboles. Sube rápido y de vez en cuando se para a buscar entre los huecos que quedan en la corteza de los árboles. Él también se alimenta de los invertebrados de los árboles.

Agateador europeo (Certhia brachydactyla) buen escalador, la disposición de sus patas se lo permite.
Además cuenta con la ayuda de su cola, la cual le sirve de apoyo mientras sube o baja.
¡¡Ahora sí!! Tiene que ser ahora, justo entre esos matorrales donde he visto moverse a un grupillo de pájaros, tienen que ser pinzones vulgares con alguno real. ¡¡Ah!! Pues no, pero mi sorpresa es bastante grata cuando descubro que realmente se trata de gorriones molineros alimentándose entre los arbustos. Un gran bando invernal bastante nutrido pero muy tímido que poco a poco se va alejando, por suerte pude realizar algunas fotos y sobre todo un pequeño vídeo de escasos segundos.

Tres gorriones molineros (Passer montanus) se alimentan en a la vera del camino.
Destaca de esta especie la marcada mancha oscura de la mejilla sobre el fondo blanco.

Se me estaba complicando encontrar al dichoso pinzón real. Está claro que su invernada, excepto en el norte de la Península, es débil y creo que estaba comprobándolo con mis propia experiencia. Para aumentar mis posibilidades decido cambiar de margen del río y me dirijo hasta un puente para cruzar. ¿Qué hay de diferente entre un lado y el otro? Donde me encontraba abundaba la vegetación de ribera y el resto estaba bastante humanizado, sin embargo el otro lado, el bosque de galería lindaba con las dehesas de encinas, un cambio que puede tener o no sus consecuencias. Veremos que ocurre.

Para empezar empezaron a aparecer varias especies que no me había encontrado en el otro lado, como escribanos trigueros, algún pequeño bando de alondras comunes alimentándose en el pastizal adehesado, un fugaz alcaudón real al que conseguí pillar a duras penas o incluso unos juguetones mitos, saltando y piando de lado a lado sin darme un segundo para poder fotografiarlos. Lo cierto es que parecía que la otra orilla me deparaba nuevas sorpresas, no había tomado una mala decisión.

Alcaudón real (Lanius meridionalis) foto meramente testimonial.
Una pena no haberle pillado bien.
Al que si le pille pero bien es al zorzal común, una especie muy común de estos parajes semi-forestales y medio abiertos, como el alcaudón común. Ambos no tienen nada que ver, ya que el zorzal está emparentado con los mirlos. Su pecho moteado es característico y lo luce durante todo el año, gracias a él podéis identificarlo con una simple pasada de prismáticos. Lo complicado es toparse con ellos pues son bastante misteriosos y huidizos.

Zorzal común (Turdus philomelos) con su precioso pecho moteado.
Las bayas que el bosque ofrece en otoño e invierno son un manjar para este gran pájaro.
El camino continua paralelo al río Manzanares, entre la valla que limita el monte del pardo (privado) y el bosque de ribera que alberga a toda esta fauna alada que estamos viendo. Sin embargo, no todos son bienvenidos. La cercanía a un núcleo de población ha provocado el auge de la cotorra argentina, paseándose ruidosamente por el pardo. Esta especie exótica e invasora está empezando a ser un problema en muchas ciudades de nuestro país. (Si quieres saber más sobre esta problemática haz clic aquí)

Cotorra argentina (Myiopsitta monanchus) apoyada sobre la valla del Pardo.
Esta especie se ha extendido bastante en las últimas décadas.
Y estaba tan distraído con la cotorra que no me di casi ni cuenta de que llevaban un rato varios pinzones vulgares jugueteando por unos árboles que se encontraban un poco más lejos. Me fijo mejor y veo que entre ellos hay uno más clarito. Cojo mis prismáticos y.... Vaya es una hembra de pinzón vulgar, se  confunden un poco porque ambos son mas claros que el macho de pinzón vulgar, pero... Resulta que sí, esta vez si que sí aparece un pinzón real y se posa en la rama en la que hacía unos segundos había estado la hembra de vulgar. ¡¡Qué suerte!!

Hembra de pinzón real (Fringillia montifingillia) pecho amarillento y alas oscuras.
Como hemos explicado antes, son las hembras las que más al sur migran y esta se encontraba entre varios pinzones vulgares, tanto machos como hembras. Un bando muy mixto.
Entre tanto puedo disfrutar unos minutos más de este visitante invernal hasta que en su pequeño bando se van alejando. Unos segundos de confort y en seguida aparecen un grande de nuestra fauna, el buitre negro. Sus potentes alas se dejan ver desde abajo, esta vez va acompañado de otro buitre, también negro, me gustaría saber a donde van, pero el misterio me hace admirar mucho más esta especie. Juzgad vosotros mismos.

Buitre negro (Aegypius monachus) en un planeo de reconocimiento.
Lo cierto es que las rapaces también tienen otro representante de los encinares adehesados. El busardo ratonero no tarda en dejarse ver posado, como no, en un poste que usa a modo de atalaya desde donde puede abalanzarse en cuanto detecte a una presa. Normalmente estas son pequeños mamíferos y en ocasiones aves.

Busardo ratonero (Buteo buteo) posado en un poste con un ala abierta.
También se le puede ver cerca de las carreteras, posado en postes telefónicos.
Lo cierto es que este ecosistema alberga sorpresas de todos los tamaños y colores, por eso tras ver como el busardo desaparece entre las centenarias encinas continuo mi camino hasta encontrarme con el pequeño pero colorido herrerillo común. Es otra especie que está sacando partido de las semillas de los fresnos y es que ahora en invierno hay que intentar engordar, ponerse fondón y aumentar la grasa corporal para poder sobrevivir durante esta estación tan hostil.

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus) aprovechándose de las semillas de los fresnos.
Mi camino ya es de vuelta y solo me queda disfrutar una vez más de este lugar, que además de otoñal, también es agradable y relajante. Os recomiendo dar un paseo por el entorno, donde podréis incluso ver a otro córvido, el rabilargo ibérico, una de mis aves favoritas, principalmente por sus colores, que aunque no son muy llamativos si que me parece una combinación excelente.

Pareja de rabilargos ibéricos (Cyanopica cookii), auqque suelen ir en grupos.
Aunque en la imagen no se aprecie, en las alas y la cola presenta unos colores azules.
Finalmente encontramos al pinzón real, aunque un poco ajustados pero conseguimos dar con él en el Pardo, en la zona de Mingorrubio. Os invito a que si nunca habéis visto a esta especie del norte de Europa os acerquéis al pardo que está a media hora de Madrid y que disfrutéis de sus encantos y ya de paso intentéis buscar vosotros vuestro pinzón real. Espero que os hayan gustado fotografías, vídeos y anécdotas.

martes, 8 de diciembre de 2015

Laguna de Pitillas, Navarra

¡¡Hola a todos de nuevo!!
Durante mi viaje por Navarra la suerte me condujo hasta este humedal interior donde abundan las aves acuáticas. Lo cierto es que realmente fui a parar allí por fortuna después de que el amigo de un amigo mío nos llevara hasta allí a modo de paseo. Para mi fue algo más que un simple paseo, fue increíble llegar allí y ver tal densidad de aves acuáticas, era casi imposible ponerse a contar individuos o a diferenciar especies.

Laguna de Pitillas, es el mayor humedal natural navarro con 200 ha.
Desde mi punto de vista, es complicado ver al completo y detenidamente todo el humedal en poco tiempo. La variedad de especies que presenta y su extensión se merecen una dedicación importante. Por eso si algún día tienes pensado visitarla, aprovecha un par de días para recorrerla completa y detenidamente. Yo comencé desde el parking, donde dejé el coche. Desde allí se ve un panel informativo sobre el humedal, el centro de información a la derecha y la laguna al fondo. Yo comencé a recorrer la laguna en sentido a las agujas del reloj tomando el camino de la izquierda.

Vista de la laguna a la que se accede por la NA-5330 en dirección a Santacara.
A pesar de que hay dos observatorios, se puede pasear por los alrededores y plantar el trípode con el telescopio apuntando hacia la laguna en muchos lugares. Eso es lo que hicimos nosotros a pesar del frío que hacía y nos salió estupendamente. Pudimos ver una gran cantidad de aves que pasan el invierno en este humedal.

Es curioso ver la gran invernada de fochas comunes que se produce en la laguna. Podía haber cientos y cientos de ejemplares a lo largo de toda la laguna. A pesar de que se trata de una especie muy abundante durante la época reproductora, ahora en invierno aumenta sus efectivos con visitantes del centro y norte de Europa de ahí que se produzca esta agrupación tan numerosa. Es prácticamente imposible perderse los gritos de metálicos y explosivos de esta especie.

Cuatro de las más de 300 fochas (Fulica atra) que pasarán el invierno en la Laguna de Pitillas, que sirve de refugio durante estos días. Es muy fácil reconocerla, su plumaje es entero de un negro apagado y su pico blanco puro adornado con un escudete blanco. 
La cantidad de fochas que hay, hace casi imposible encontrar a otras aves acuáticas, es como jugar al "Where is Wally?". Para ver a otras especies como la cerceta común, que no tiene unos colores llamativos, hay que fijarse en las orillas. Allí hay que ir buscando una anátida cuyo espejuelo sea de color verde esmeralda. ¿Qué es el espejuelo? Son unas plumas preciosas de colores metalizados que tienen las anátidas en el ala. Como en cada especie es diferente, para poder encontrar a la cerceta común rápidamente nos fijamos en dichas plumas, y ¡¡eureka!! varios ejemplares alimentándose junto a la vegetación palustre.

Ejemplar de cerceta común (Anas crecca). El espejuelo se puede ver perfectamente de un color verde intenso.
Macho de cerceta común (Anas crecca) con el plumaje reproductor.
El dimorfismo sexual en las cercetas, como en el resto de anátidas es muy marcado.
En este caso el macho presenta un antifaz verde con borde amarillo sobre una cabeza de color granate.
Varios ejemplare de cerceta común (Anas crecca)se alimentan cerca de la orilla entre la vegetación palustre.
La mancha amarilla en forma de triángulo que presenta el macho del fondo también sirve para identificar a la especie.
La cerceta común, tiene un área de reproducción muy pequeña, pero sin embargo ocupa casi todos los humedales interiores y costeros durante el invierno. Si lo que quieres es ver a la cerceta deberás ir a partir de octubre, pues solo llega a la laguna de las Pitillas a partir de este mes.

Sin movernos todavía del camino que sale a la izquierda de la laguna, la cuchara común también entró en escena. La veíamos descender desde lo alto, dejándose caer, sin mover las alas para acabar junto a otras cucharas. Lo cierto es que en vuelo se puede ver muy bien el porqué del nombre vernáculo que tiene, su pico es único y las comparaciones con ese cubierto sopero son indiscutibles. Durante todo el año las cucharas nadan por nuestros humedales, pero es ahora durante la invernada cuando el número de ejemplares aumenta a causa de la llegada de individuos de Europa.

Cuchara común (Anas clypeata). Se trata de un macho en plumaje de eclipse llegando a la laguna.
El mismo macho de cuchara común (Anas clypeata) con el espejuelo visible de color verde oscuro.
Las manchas blancas que están por encima también contribuyen a reconocer a la especie.
Llegada junto a otros ejemplares de cuchara común (Anas clypeata).
Al frente se puede ver otro macho, pero con plumaje reproductor, donde el blanco contrasta con la cabeza oscrua y las manchas marrones de los flancos y el vientre.
Ese mismo macho junto a dos hembras de cuchara común (Anas clypeata).
El dimorfismo sexual es claro, las diferencias son claras.
La de la derecha nos deja ver la verdadera forma de su pico al girar la cabeza.
Tras un rato viendo a las cucharas inspeccionar la superficie para comerse algunas de las algas (macrófitos) que hay en la laguna y descansar en zonas menos profundas, nos damos cuenta que hay un intruso entre ellas, se trata del ánade friso. En este caso está solo, pero un poco más al fondo, tapados por la vegetación, se puede ver un nutrido grupo en el que destacan los espejuelos blancos de la especie.

Ánade friso (Anas strepera). Un macho descansa junto a un grupo de cucharas comunes.
Abajo el grupo mencionado de ánades frisos (Anas strepera) con el espejuelo blanco.
Dos especies muy comunes en otros humedales interiores también se pueden observar en la laguna. Hablo del ánade azulón y el porrón europeo, dos anátidas bien extendidas por todo el territorio español durante todo el año en el primero y más durante el invierno en el segundo.

Ánade azulón (Anas platyrhynchos) macho con plumaje de eclipse.
Porrón europeo (Aythya ferina) macho con plumaje reproductor.
Entre otras especies de aves acuáticas nos encontramos con otra familia diferente, la de los zampullines (podicipediformes). Estos pequeños buceadores pasan casi desapercibidos entre tanta anátida grande. En la misma laguna se pueden observar tanto ejemplares de zampullín común, como de zampullín cuellinegro. ambos muy diferentes entre sí pero que pueden confundirse entre el caos que puebla la laguna.

El pequeño zampullín común (Tachybaptus ruficollis) con un color más tostado, parece diminuto entre otras aves acuáticas.
Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) con un marcado contraste claro oscuro.
Enseguida estuvimos un rato quietos en el mismo sitios empezaros a salir de entre los arbustos y los pequeños árboles que adornan el camino que rodea la laguna, una gran variedad de pequeños pajarillos (paseriformes). Los ruidosos estorninos negros, volando en bandos numerosos de lado a lado de la laguna e incluso pasando por encima de nuestras cabezas. En invierno esta especie se junta en los carrizales a pasar la noche y sale por las mañana en dirección a los cultivos aledaños donde se alimenta. También podemos ver un individuo joven de jilguero europeo en la copa de uno de los árboles sin la famosa mancha roja que adquirirá más adelante y escuchar el canto del pinzón vulgar, inconfundible. El inquieto y juguetón mosquitero común es otra de las especies que nos entretienen y consiguen quitarnos la atención que le estábamos prestando a la laguna, pera mirar ahora hacia los árboles, de donde sale el misterioso pájaro-moscón europeo. Precioso con su antifaz negro, una especie poco común, aunque en esta zona cercana al valle del Ebro es más frecuente. Se trata de una especie muy característica de este ecosistema, ya que se mueve entre el carrizo y la vegetación palustre.

Grupo de 33 estorninos negros (Sturnus unicolor), pasan volando por encima de nuestras cabezas.
Esta especie es muy gregaria, sobre todo durante el invierno, donde puede juntarse en bandos de cientos de ejemplares.
Individuo joven de jilguero común (Carduelis carduelis).
Su cabeza es pardo grisácea sin el dibujo rojo, blanco y negro típico de los adultos
Pinzón vulgar (Fringilla coelebs) cantando desde la rama seca de un árbol.
Mosquitero común (Phylloscopus collybita)
Es fácil localizar a este pajarillo entre las ramas de los árboles, lo que es más difícil es determinar la especie, ya que en el género Phylloscopus, los rasgos son muy similares.
Pájaro-moscón europeo (Remiz pendulinus) con su antifaz negro, frecuenta este tipo de ecosistemas.
Todos estos avistamientos fueron realizados desde el oeste de la laguna, siguiendo el camino que sale desde el aparcamiento a la izquierda y que recorre la laguna en el sentido de las aguas del reloj. En nuestro caso no pudimos seguir avanzando a causa del barro, y el aumento del nivel del agua que cortó el camino. Pero es posible dar la vuelta por completo a la laguna.

Zona de los avistamientos de las aves mencionados anteriormente.
La siguiente parada puede ser el observatorio principal, que se encuentra hacia la derecha saliendo desde el aparcamiento, aunque puede estar cerrado. Otra alternativa es ir a un observatorio un poco lejano, abierto y más tradicional que el principal, que hace también de centro de información.

Zona de los avistamientos que se van a mencionar a continuación.
Desde el observatorio de madera se observa bien la parte sur de la laguna donde abundan zonas limosas, superficies de carrizos, eneas y espadañas y rincones escondidos con pequeñas isletas.
En esas zonas de orillas limosas se puede ver entre otras limícolas a la aguja colinegra, paseando con sus largas patas y su pico finísimo por los bordes de la laguna, volando de aquí para allá en busca de un lugar tranquilo en el que poder campear.

Pareja de aguja colinegra (Limosa limosa) volando de lado a lado por la laguna de Pitillas.
La forma de su pico, sus alas y las marcadas manchas blancas de las alas pueden ayudar a identificarla en vuelo.
Uno de los motivos de la alteración de nuestras agujas es la continua presencia de una de las rapaces más asociadas a estos ecosistemas, el aguilucho lagunero occidental. Que en esta parte del valle del Ebro posee una elevada densidad de individuos campeando para intentar hacerse con alguna presa despistada.

Hembra de aguilucho lagunero occidental (Circus aeruginosus) campeando en busca de alimento.
La cabeza blanca en contraste con un oscuro plumaje en el resto del cuerpo son diagnósticos.
Estas características diferencian machos y hembras.
Hembra de aguilucho lagunero occidental (Circus aruginosus) en un giro por encima del carrizo.
Se puede observar la elegancia de esta rapaz y el perfecto estado de su plumaje.
Otra de las rapaces que pasaron junto a nosotros pero que no tienen nada que ver con la laguna es el buitre leonado, que en grupos dispersos avanzan lentamente cual ejército del aire mirando hacia abajo en busca de algún animal desafortunado.

La silueta de planeo del buitre leonado (Gyps fulvus) es bien conocida y casi inconfundible.
Pero volvamos a la laguna, donde el frío nos obliga a guardar de vez en cuando las manos en los bolsillos. Mientras se observa la laguna, tal y como estábamos haciendo nosotros, aunque un poco entumecidos, puede sorprender ver algún grupo de ánsares comunes. Nosotros nos encontramos con uno de seis ejemplares, seguramente recién llegados de la migración o en paso con dirección al sur. Ya que esta especie, con excepciones, nunca se reproduce en la península ibérica, sino que es un ave migradora. Viven en el norte de Europa y escapan del invierno del norte llegando hasta nuestro territorio. El mismo proceso que sigue la grulla común, otra de las especies migratorias que durante su viaje hace parada en la Laguna de Pitillas.

Bando de 6 individuos de ánsar común (Anser anser) saliendo de la laguna, para nuestra sorpresa.
Bando de 19 grullas (Grus grus) en migración
Dirección sureste, probablemente hacia la laguna de Gallocanta en Zaragoza.
(Haz clic aquí para conocer más sobre Gallocanta)
Otras aves que se pueden ver con certeza en la laguna y de las que pudimos disfrutar durante nuestra estancia son:

  • Colirrojo tizón (Phoenicurus ochuros)
  • Pato colorado (Netta rufina)
  • Tarabilla europea (Saxicola rubicola)
  • Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)
  • Escribano triguero (Emberiza calandra)

Se trata de un humedal muy importante con interés ornitológico elevado, ya que se pueden ver especies tan esquivas como el avetorillo o el avetoro. Este último consigue reproducirse en esta laguna al igual que lo hace el bigotudo. Ambas especies poseen una reducida distribución con poblaciones aisladas lo que les ah llevado a ser incluidos en la Lista Roja de Aves Reproductoras con categorías CR (En peligro crítico) para el avetoro y NT (Casi amenazado) para el bigotudo. La correcta gestión del humedal y las medidas de conservación de ambas especies, así como el trabajo de investigación jugarán un papel importante en el futuro de ambas especies.